Perfiles de Color

Hola a tod@s. Quería comentar un tema que siempre me ha traido de cabeza y creo que es importante aunque yo lo haya ignorado por mucho tiempo.
Últimamente estoy investigando el tema de los perfiles de color. He leido que la mayoría de la gente usa el sRGB ya que la mayoría de los monitores que usa la gente en general solo aceptan este perfil de color, y es el usado en internet, dispositivos móviles, etc.

En cambio, me he dado cuenta de que yo estoy procesando las fotos RAW en photoshop con un perfil Adobe RGB y las guardo con ese perfil en jpg.

He hecho pruebas y guardado la misma foto en sRGB y en Adobe RGB y no veo ninguna diferencia! Pero supongo que quizás es debido a mi propio monitor que sólo “ve” en sRGB, y que solo si tuviera un monitor con capacidad para Adobe RGB vería la diferencia.

Qué opinais? En qué perfil soleis editar y guardar? Os agradecería cualquier aclaración ya que ahora mismo estoy muy confundido, y googleando no he visto respuestas a mis dudas. Gracias

Hay bastante diferencia en amplitud entre los dos perfiles…en favor del adobe RGB… Claro, para ver esas diferencias tiene que ser en un monitor que lo permita, si no todo en alto porcentaje (de un 95% en adelante ) si no, no merece la pena, pues no se pueden controlar bien parámetros como por ejemplo la saturacion e intensidad de un color… Al convertir las fotos en sRGB, yo lo hago para subirlas a la WEB, pues algunos navegadores no gestionan bien adobe RGB, se ve que el histograma se recorta por las puntas y en amplitud especialmente…

Muchas gracias por tu respuesta milito.
Entonces, lo suyo sería editar en sRGB y guardar jpg en sRGB? Y en el caso en que imprima alguna foto se verá reflejada esa diferencia de perfil entre sRGB y Adobe RGB?

Lo suyo es editar en adobe RGB, pues un perfil más amplio y aunque no lo puedas ver, si tu monitor no lo permite, tendrás siempre más datos…

2 Me gusta

Solo una cosa que me acabo de dar cuenta… lo que estamos llamando perfil de color, no es tal, sino un ESPACIO DE COLOR… Perfil sería una adaptación de ese espacio de color personalizada para un monitor, impresora o interface concreto de ese espacio de color… Abrazos…

1 me gusta

Lightroom y procesadores de alto nivel, trabajan en profoto o, incluso, superior, aunque no verás diferencia si tu monitor está restringido a sRGB o poco más. Al exportar la foto conviene tener en cuenta su destino, pues no es lo mismo internet que la impresión en papel fotográfico. Una cuestión a tener muy en cuenta si editas la foto en un monitor de alta gama y luego la imprimes en un medio de baja calidad; la conversión obligada suele hacer del resultado una pequeña catástrofe de lo más decepcionante. Lightroom permite simular el resultado, mediante “pruebas en pantalla” pero el proceso es un tanto complejo y requiere la inclusión de perfiles ICC para cada caso.

1 me gusta

Pues la imagen final guardada en jpeg, siempre en srgb.
Por varios motivos, uno que si es para ver en monitor muchos monitores no llegan a mostrar más color que el de srgb, y muchos navegadores dan por hecho que la imagen es srgb.
El otro que el jpeg solo tiene 255 colores por canal, perfiles muy amplios provocaran que el escalonamiento de colores sea poco suave.

Si tu monitor no es bueno y no está perfilado, mejor trabajar en srgb.
Los monitores no tienen perfil srgb. Cada uno tiene el suyo.
Los malejos no alcanzaran ni al srgb, en algunos colores, en otras gamas lo excederán.
Pero al ser el srgb un perfil bastante estrecho, las imágenes en sRGB se verán más o menos bien y sin mucho cambio de color en la mayoría de los monitores.

Pero la cosa es más complicada que eso.

Algunos programas reveladores trabajan en un perfil de color amplio, y sólo lo convierten al perfil de salida al exportar la imagen.
Por ejemplo el Lightroom, trabaja en una variante del proPhoto, con una curva gamma algo distinta de la de ProPhoto.

Otros como el capture One hacen la edición en el perfil asignado a la cámara, pero mostrándote la imagen en cada momento convertida en el perfil de salida, por lo que lo que ves será lo que tu monitor sea capaz de mostrar de ese perfil.

Son varios los perfiles involucrados:

  • el perfil de captura, el de la cámara (no es exactamente un perfil, es una matriz encargada de transformar los numeritos en colores del espacio cieLAB, colores reales). La interpretación de esos colores depende del sensor y de la variante escogida (paisajes, retrato, etc).
  • El perfil (mejor dicho espacio de trabajo) en que el revelador trabaja la imagen (ProPhoto, AdobeRGB…) que depende del revelador y en algunos casos se puede seleccionar.
  • El perfil del monitor que utilizas para visualizar la imagen (será propio del monitor y no coincidirá exactamente con ningún espacio de trabajo, algunos serán SRGB o algo más amplio, otros AdobeRGB o incluso pueden excederlo).
  • El perfil de salida, del dispositivo donde se va a mostrar la imagen (impresora o monitor).
    En imágenes guardadas para internet, donde no sabemos qué monitor lo va a mostrar, normalmente escogeremos sRGB para asegurarnos que se vea bien en cualquiera y no haya muchos cambios de color.

A partir de eso hay varias formas de trabajar, según cada uno y según el revelador de que dispongamos, cada una con sus características y riesgos:

  • trabajar en el perfil propio de captura (o en el más próximo), con la idea de aprovechar al máximo la gama de colores capturados, sin recortar ninguno, y pensando que en un futuro los monitores sean capaces de mostrar muchos más colores.
    Como ese espacio será muy amplio, corremos bastante riesgo de generar colores fuera de gama, que no vemos en nuestro monitor durante la edición, y puedan ser bastante diferentes de los que estamos viendo. Habrá que trabajar siempre con los avisos de gama activados.
    Como digo hay mucho riesgo de generar colores que no controlamos y no vemos cómo son en realidad. Cuando mejoren los monitores y veamos esos colores, a lo mejor son muy distintos de cómo nosotros lo imaginamos y de lo que estábamos viendo en nuestro monitor actual (verdes eléctricos que ahora se muestran mucho menos intensos, incluso colores inexistentes).

  • Trabajar en el espacio más cercano al del monitor. Será la forma más segura de asegurarnos de que no estamos generando colores raros, que los que hay en la imagen son los que vemos en el monitor.
    Será recomendable contar con un buen monitor para poder tener una gama tonal amplia.

  • Trabajar en el espacio de salida (cuando se sabe el destino de la imagen).
    Si es para internet, pues en sRGB. Si vamos a imprimir, pues en el de la impresora.
    Con ello aprovechamos al máximo las capacidades del dispositivo de salida, donde se va a ver, y nos aseguramos de no crear colores raros. El inconveniente será que hay que reeditar si a la imagen le damos otro uso.
    Además los perfiles de las impresoras y monitores son diferentes, las impresoras muestran colores que no son capaces de mostrar los monitores, y al revés, por lo que lo que vemos en el monitor puede no coincidir bien con lo que muestre la impresora.
    Usar avisos de gama ayudará a saber dónde estamos generando colores que nuestro monitor no puede mostrar.

Resumiendo, en esto del color no hay una sola forma de hacer las cosas, puede haber varias correctas según los objetivos de cada uno y del equipo que disponga.

Si uno tiene un buen monitor, trabajar en AdobeRGB puede ser un buen compromiso (el monitor mostrará la mayoría de los colores del perfil) y tendremos una buena gama de colores, bastante más amplia que el sRGB.
Pero habrá que tener el monitor perfilado y vigilar los avisos de gama.

Cuando queramos convertir al espacio final, habrá que vigilar la conversión al espacio final (sRGB por ejemplo) y ver si hay colores fuera de gama en ese espacio (o perfil de impresión) y decidir cómo corregirlos, si los empastamos, si variamos todos los colores de forma que no haya ninguno empastado, etc.

Si uno tiene un monitor malejo que a duras penas alcanza el sRGB y si sus imágenes se van a ver principalmente en internet, igual es mejor idea trabajar en sRGB.

En cualquier caso tener el monitor perfilado siempre es una buena idea, y si uno imprime, disponer al menos de los perfiles “enlatados” de la combinación de tintas y papel que utilice.

2 Me gusta

Joder, vaya explicación tan extendida ariznaf. Lo flipo siempre cuando hay gente que dedica tanto tiempo a responder preguntas sin ánimo más que de enseñar y aclarar dudas. Gracias

Tremenda explicación, muchas gracias
Por añadir algo yo tengo la cámara configurada para disparar en RGB, los jpeg ya editados los guardo en sRGB porque como ya han dicho es lo mejor para monitores y webs, pero también guardo una copia en TIFF 16 bits de las fotografías que considero mejores o especiales y que quiero imprimir

Si uno dispara en raw, realmente da igual si tienes configurado Adobe RGB o sRGB en el perfil (puede afectar al histograma que ves en pantalla, algo).
Al igual que el balance de blanco u otros ajustes, son meros metadatos guardados en el archivo, los datos raw no se ven afectados por ellos.

Yo hoy día procuro hacer casi todo en el revelador, LR o Capture one evitando tener que crear un tiff (que ocupan un montón).

Sobre todo si uso C1, no necesito mucho pasar por el PS o el Affinity.
Sólo si quiere enfocar bastante usando separación de frecuencias, hacer clonados o rellenos de zonas, o alguna cosa así.
El C1 me deja aplicar capas y ajustes según luminancia y hacer todo tipo de ajustes sin necesidad de un tiff (el LR también pero menos, ya que no tiene capas).

Cuando tengo que pasar por un editor externo, lo edito en tiff en AdobeRGB o Prophoto, y al final del todo, acoplo la imagen y la guardo en Adobe RGB de 8 bits.

Con ello la imagen ocupa más o menos lo mismo que el raw, en vez de ocupar 8 veces más (o 1 GB si has usado capas) y me permite luego exportar a distintos tamaños y perfiles o imprimir desde el LR sin perder calidad ni colorido.
Claro que esa imagen ya no se podrá editar mucho ni cambiar la edición porque ya no tienes las capas.

Pero al final he descubierto que cuando reedito una imagen para procesarla de otra forma, casi empiezas de nuevo, de poco sirven las capas y demás de la edición anterior (salvo cuando es para corregir algún error que se pasó inadvertido).

1 me gusta

Pero es que yo el TIFF solo lo guardo para imprimir y para copias muy contadas
Lo hago así desde que lo hablé con los de mi laboratorio habitual, que para una cosa que tengo a mano,je,je… y los conozco desde hace muchísimo tiempo
Me comentaron que para ellos era mejor, más seguro de lo que van ha hacer, y teniendo incluso la facilidad de ir al laboratorio y ver en sus monitores calibrados cual es el resultado, he llegado ha hacer algún ajuste allí mismo
Sobre todo si es color, en BN no tiene la misma importancia

Yo también, lo guardo para las fotos que he procesado más o que he enfocado en PS por separación de frecuencias o he eliminado cosas.

Pero para que no ocupen mucho lo hago en 8 bits en adobergb. Así la puedo convertir al tamaño que quiera o pasar a srgb o imprimir sin pérdida de calidad.
Eso sí, una vez convertido a 8 bits no puedes andar tocando mucho las cosas, puesto que ya has perdido información, es como un jpeg pero sin artefactos de compresión.

1 me gusta