Base Club en Phnom Penn

No photoshop. Solo un fotógrafo, sus ojos y la cámara de su móvil. El disparo. Y tras el click el mundo cambia. La luz desaparece y es como si nada hubiese existido.

1 me gusta

Vicente: Ya hemos establecido unas normas respecto a tamaño (2000 px por su lado mayor, aunque para vertical, como es este caso con 1.200 px tendría de sobra) y peso (1.2 mb) de las fotos. Extraña atmósfera la que has captado en ese club. Un saludo.

1 me gusta

Creo que lo dices por el peso o tamaño de la imagen… es que es el JPG que salió del S10. Y me gusta tanto que no he querido restarle calidad. Perdona si me he pasado.

Desde Phnom Penn, abrasado por la lluvia del monzón, a bordo de una barcaza navegando por el Mekong.

Los móviles son unos chismes que con buena luz hacen muy buenas fotos. En este caso la luz no era buena, al menos no para un móvil. Una pena que no tuvieras tu cámara y una de tus modelos en ese sofá.

Iros poniendo serios con pesos y medidas porque en octubre empezaremos a usar metro y báscula.

Una vez localizado el sitio y la composición merecería la pena plasmarla con mucha más calidad… abrazos…

1 me gusta

Una foto en la que has pillado los rayos. Pero toda la atención se te va al punto claro central y al punto superior izquierdo. Después ves el resto.

1 me gusta

Bueno la verdad es que es un descubrimiento ver la escena y poder plasmarla tal cual, curiosa y sugerente la atmósfera, que bien tratada y con una de tus modelos, como dice Carlos, sería una maravilla
Que la fuerza te acompañe!

1 me gusta

@milito, si el monzón lo permite, claro que sí. No será igual… por lo irrepetible de estas cosas. Pero sí. Igual ya no es copia de la realidad… y por eso vale la pena. No suelo hacer estas cosas, pero hay veces que sí.

@Jonia, no digo que no. Sería otra foto, y tal vez mejor. Mas pensada y decorada, pero mejor. La hice así porque la VI así y no me dio tiempo a hacerlo diferente. Voy la escena y me dije ¿es esto real? Y antes de la respuesta todo cambió, pero ya había disparado… pero al llegar a la cuenca (viajaba en una carcasa del Mekong) el barquero Shopak, budista, me contó cómo se comunica con los antepasados, en sueños, a través de la luz. Extraño código.

1 me gusta

@ObiGwanKenobi, aunque la fuerza flaquea sigue ahí. Gracias.

1 me gusta

Buen momento, y bien vista. Un formato en horizontal le favorecería.
Me gusta

El sitio era muy pequeño. Creo que no pude hacer más. Esta tal como lo VI.